leche y café

Despejamos todas las dudas sobre el café de cereal

El café forma parte de nuestro día a día. Es una de las bebidas más populares, aunque no por eso gusta o le sienta bien a todo el mundo. Existen multitud de alternativas para el café, algunas incluso hacen alusión a esta bebida en su denominación más popular, como el café de cereal.  

Los cafés de cereales son una alternativa al café, sin nada de cafeína. Los conocemos como café de cereales porque se consumen de una forma muy parecida al café, mezclado con la leche del desayuno, por ejemplo. Pero, a pesar de su nombre, no llevan nada de café. Hoy despejamos todas las dudas sobre qué son los cafés de cereales y porqué son una alternativa saludable al café.  

Qué es el café de cereal

Los conocidos como cafés de cereales generalmente se elaboran con una mezcla de cereales tostados y achicoria. La achicoria es una planta de sabor amargo que recuerda al café y tiene potasio y vitaminas A, B y C.  

El café de cereales EKO está elaborado con achicoria, centeno y cebada. Se trata de una mezcla equilibrada con el mejor sabor para beber con leche o con tu bebida vegetal preferida.  

EKO
Las diferencias entre el café y el café de cereales

Aunque el nombre pueda llevar a equívocos, no se trata del mismo producto. El café de cereales no lleva café y el café no es un cereal

El café es un arbusto de la familia de las Rubiáceas, que crece en climas tropicales. Los cereales, en cambio, forman parte de la familia de las gramíneas y se cultivan en prácticamente todas las latitudes y en climas diferentes.  

El café contiene un estimulante natural, la cafeína, que nos ayuda a mantenernos despiertos pero que puede tener efectos indeseados en algunas personas. Los cereales y la achicoria, en cambio, no contienen ni cafeína ni ninguna otra sustancia parecida.  

Por eso, EKO de Nestlé, no es café, pero sí una buena alternativa para empezar bien el día.

cereales
Los ingredientes del café de cereales 

Uno de los ingredientes que no puede faltar en los cereales para beber, como EKO, es la cebada. Por eso, también se usa el nombre de café de cebada en algunas marcas

La cebada es uno de los primeros cereales que se adaptó para la agricultura y, actualmente, es el quinto cereal más cultivado en el mundo.  

EKO no es solo un café de cebada de Nestlé, también incorpora achicoria y otro cereal muy importante: el centeno.  

El centeno es un cereal muy consumido en forma de pan en el norte de Europa. En el caso del café de cereales, combina a la perfección con la cebada, proporcionando un sabor delicioso.  

La achicoria, el tercer ingrediente principal, es una planta que se puede encontrar de forma silvestre. Tanto la planta como su raíz se conocen y se usan desde tiempos antiguos.  

ACHICORIA
Cómo se elabora el café a base de cereales

Los granos de cebada y centeno y la achicoria se tuestan directamente. En el caso de la cebada, también se usa malta. La malta se obtiene al iniciar el proceso de germinación del grano, deteniéndolo justo al inicio.  

Una vez tostados todos los ingredientes, se muelen y está listo para usar.  

El café de cereales se usa de una forma muy similar al café soluble o instantáneo. Añadimos un par de cucharaditas de cereales tostados a una taza con leche, bebida vegetal o agua, mejor si es caliente. Removemos bien y está listo para beber.  

El origen del café de cereales

La raíz de achicoria tostada o la infusión de cebada se ha usado tradicionalmente como sucedáneos del café cuando éste era escaso.  

No es hasta mediados del siglo XX que aparece EKO, que combina los mejores cereales tostados, cebada y centeno, y una parte de achicoria. Este producto se presenta listo para usar con leche caliente, como parte del desayuno.  

Así nace el café a base de cereales, una opción nutritiva y apta para toda la familia, la pueden tomar tanto los niños como los adultos. 

En la actualidad, podemos encontrar en el mercado cereales para beber ecológicos y también enriquecidos con minerales como EKO Magnesio.  

Los beneficios de los cereales para beber

Son muchos los que no pueden o no les apetece tomar café. En estos casos, los cereales para beber, como EKO, son una de las mejores alternativas. Además, no tienen cafeína y, por tanto, son perfectos para tomar en el desayuno o merienda o en casos en que es necesario restringir el consumo de café, como las mujeres embarazadas o algunas personas con problemas de salud.  

En muchos casos, como EKO ecológico natural, estos cereales no incorporan azúcares añadidos. Se trata de un producto 100% natural, saludable y con un sabor único.    

En resumen, el café no es un cereal, pero los cereales tostados y molidos sí son una forma sabrosa y saludable de empezar el día, sin los efectos de la cafeína.